Dos / Una pareja (Dvoje, Aleksandar Petrovic, 1961)

Una pareja. Los primeros acercamientos, la conquista, la plenitud del amor, su disolución: “Por un momento, parece que hemos encontrado un amor ardiente (…) Cuando se apaga la llama, el encanto desaparece”. Es parte de la letra de una canción que se escucha en el instante en que la pasión entre Mirko y Jovana ya ha comenzado a desmoronarse irremediablemente, y es el perfecto, único y escueto resumen que cabe realizar de “Dos (Una pareja)”… porque, en realidad, no hay más en esta película.

La literatura, la música, el teatro, el cine, han trasladado una y otra vez esta crónica tan simple y compleja a la vez, la historia más añeja, la historia de siempre, habitual, cotidiana, consustancial al ser humano. Ninguna novedad al respecto si alguien se atiene estrictamente a los ingredientes del argumento. Ninguna novedad si un autor o autora es incapaz de tomar bifurcaciones narrativas, expresivas, que se aparten del desarrollo lineal de un material tan trillado, lleno de tópicos y cebos mohosos conducentes a enganchar al espectador de la manera más fácil, baja e infame al enésimo y previsible relato de amor.

No es el caso, desde luego, del director yugoslavo Aleksandar Petrovic, quien opta en poco menos de ochenta minutos por hilvanar con música, de principio a fin, tanto con la banda sonora de Ljiljana Popovic y temas populares (para los episodios cotidianos) como con clásicos (reservados sobre todo a trances cruciales, como el primer encuentro sexual y la posterior ruptura), las distintas vivencias, momentos, anécdotas y detalles de los protagonistas, creando gracias a una impresionante riqueza expresiva que fluye de forma sutil, natural, sin evidenciarla, sin hacer gala de ella, sin forzarla, una auténtica e indescriptible sinfonía de imágenes y música que suponen un enfoque del tema totalmente distinto y a la vez fascinante. No formando parte (afortunadamente) del género musical, “Dos” podría adscribirse a ese género, aunque solo sea negándolo: da la impresión de que Petrovic lo reinventa para llevarlo a su terreno, consagrando los planos, el montaje, los diálogos y, en definitiva, la historia mínima al extraordinario repertorio musical con la intención de despojar y desnudar este relato sobre el enamoramiento, el amor arrebatado y su desvanecimiento para convertirlo en la fuerza, en la pulsión que hace de él un torrente muy físico de sentimientos y emociones (el director filma a sus personajes muy de cerca) que impactan de forma sobrecogedora contra los del espectador.

Dos, una pareja. Lirismo que duele: del bellísimo baile que se marcan en una solitaria calle la noche en que se conocen aprovechando los acordes que se escapan por las ventanas de una fiesta privada, al baile mecánico de Mirko con la primera desconocida que se le acerca en un garito anodino; de las visitas al cine, a los conciertos y los viajes a diferentes lugares realizados en el apogeo de la pasión a los árboles filmados en contrapicado y los bancos vacíos a su paso, ocupados tiempo atrás por otras parejas, cuando el hombre se sincera y le plantea la ruptura a la chica; de un grupo de niños que juega al escondite mientras Mirko espera ansioso a una Jovana que no acude a una de sus primeras citas, al caminar solitario de aquélla por las calles lluviosas mientras él, a punto de disolver la relación, la evita; de la espléndida y larga secuencia donde surgen las caricias, besos y susurros hurtados por la música, con la inmensidad del paisaje urbano nocturno como testigo, a la oscuridad tras el puente en que, comenzada la decadencia de la pareja, ella le pregunta si la quiere y, sin obtener respuesta, el humo de una locomotora los difumina; de la celebración del amor, liberadora, reparadora, explosiva, que supone un paseo conjunto en moto a la visita a un parque de atracciones donde Mirko, incapaz de compartir ningún momento con Jovana, se divierte solo y la ignora; de las fotografías que los tiene como absolutos protagonistas de su amor a la última foto que hace a una Jovana que apenas se advierte confundida entre otras chicas.

…Fotografías: cumplen un papel tan importante como la música que baña a la película: “Solo se ama una vez, pero la llama se evapora en un momento… como la pálida imagen de un sueño”, insiste la canción. El amor absoluto, el enamoramiento, la pasión, dura un instante que el tiempo parece detener, como el que capta una foto o como la blusa de Jovana que tapa un reloj antes de entregarse al chico, un período que en este caso solo dura un año, coincidente con el que vive el pececito que tiene en su habitación Mirko, cuya muerte anuncia el principio del fin de la pareja. Él cayó rendido ante Jovana, puso todo su empeño para conquistarla, para permanecer junto a ella toda la vida, pero los “No puedo estar sin ti”, “Nunca dejaré que te vayas”, “Estaré contigo siempre” que le repetía y que tantos otros repetirán como si de una fórmula infalible se tratase, dan paso al hastío, al cansancio, a las excusas para no estar juntos, a la pérdida del amor. La sucesión de románticas, luminosas y hermosas fotografías de la pareja que resume en forma de elipsis ese año de amor apasionado, puro, libre, da paso más adelante a otra sucesión de imágenes en negativo de ambos que surgen de la cabeza de Mirko cuando empieza a perder el sentimiento que le une a ella, imágenes que, en efecto, palidecen de forma cruel como las de un sueño conforme va pasando el tiempo… hasta que finalmente pierden su significado.

Imágenes en negativo, imágenes de la desolación. El último plano de “Dos (Una pareja)”, ahogada en música, ternura y emociones, recoge una de las rupturas más indolentes y frías que alguien pueda imaginar: “No te quiero”, le dice él a ella mientras la cámara capta impasible, sin piedad, el reflejo de ambos sobre la mesa gris de una cafetería: “Solo se ama una vez: el resto es una ilusión. Un destino cruel que, a menudo, nos la juega”.

Hay películas que, por azar, se descubren y dejan la sensación de que ha merecido la pena dedicarles un tiempo. Otras, como la de Petrovic, penetran de forma tan violenta e inesperada en las entrañas que, por derecho propio, acaban aferrándose a ellas, haciéndose un hueco entre las imprescindibles… y esas sí que, lejos de palidecer con el tiempo, acaban resplandeciendo más y más conforme aquél transcurre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.