Días (Dani, Aleksandar Petrovic, 1963)

Al igual que ocurría con “Dos / Una pareja” (Dvoje, 1961), en “Días” nos encontramos ante una historia mínima (más aún, si cabe): mientras su marido está de viaje, Nina se encuentra por azar con el joven Dragan, con quien comparte una jornada muy especial que le devuelve la alegría tras rescatarla de una vida sin sorpresas, aburrida y solitaria.

Además de sus innegables conexiones estilísticas (la levedad argumental se enriquece y amplifica otra vez gracias a la fuerza expresiva de la imagen y a la espontaneidad de unos actores en estado de gracia, aunque en esta ocasión la narración cede a un enfoque cercano al documental), ambas películas conforman un díptico sobre la crónica de una relación desde su inicio hasta el punto y final: si en la primera toma la iniciativa el hombre, en la segunda es la mujer la que lo hace. Sin embargo, aquí acaban las semejanzas entre una y otra… porque “Días” no trata sobre el amor sino que se erige en un apasionante estudio sobre la soledad.

El comienzo supone toda una declaración de intenciones: en un gigantesco edificio, advertimos lo que parece ser el único vestigio de vida en el mismo, la diminuta imagen de Nina asomada a una ventana. Atrapada en su salón, observa el exterior (vacío, inmenso, árido, sin edificar, conformado por una rotonda y una alejada parada de autobús), hace alguna llamada telefónica o realiza una y otra vez el mismo gesto mecánico de tocarse la cara ante el espejo. Cuando sale a la calle, ésta parece ser una prolongación de ese pequeño habitáculo, y las actividades que realiza en ella son tan anodinas, improductivas y sin una finalidad o necesidad claras como las de su casa.

Desde el momento en que, tras dos encuentros fortuitos, coincide por tercera vez con Dragan, probablemente otra alma solitaria, ambos deciden pasar juntos el resto de la jornada, sin preguntas, sin nada importante que contarse o hacer, improvisando situaciones, dejándose llevar. Es entonces cuando Petrovic deja patente que su intención en todos y cada uno de los planos de “Días” es la de contrastar, confrontar, oponer la soledad impuesta, alienante e insoportable a la soledad elegida, compartida y reparadora, algo especialmente evidente en dos momentos fundamentales resueltos con una impresionante panorámica cenital estática. En el primero, Nina sufre en un mercadillo una de las crisis más agudas derivadas de su soledad, y la cámara se aleja de ella hacia arriba hasta diluirla por completo. En el segundo, poco antes del final de la película, ya en compañía de Dragan, éste conduce a toda velocidad por la carretera desierta de un antiguo aeropuerto: cuando detiene el coche en mitad de la misma, el director filma el momento en que se disponen a besarse por primera vez haciendo uso nuevamente de un descomunal plano aéreo, trasformándolos en dos puntos que se acercan en una inmensidad donde el único rastro de vida humana es el de ellos, como si su intención fuera la de no hacernos partícipes de un instante que solo a los dos pertenece.

A diferencia de “Dvoje”, aquí no es el hombre quien deja a su pareja una vez se desvanece un amor que parecía intenso e imperecedero: es la mujer la que corta cualquier posibilidad de seguir adelante confesando a Dragan que está casada, perdiéndose entre las calles nocturnas mientras uno y otro no pueden evitar buscarse con la mirada… No se trata, como en aquella ocasión, de una ruptura seca, traumática, desoladora, sino de la aceptación resignada de lo que no ha sido más que el breve, hermoso y feliz paréntesis de unas horas que han servido como vía de escape al momento vital que ambos atravesaban. Como mucho, podemos pensar que supone una decepción para el chico al comprobar cómo se desmoronan las expectativas que se había creado… pero resulta imposible tomar postura por uno u otro ante este desenlace, ni esa es la pretensión de Petrovic.

En cierta ocasión, Nina visita a su tía, enferma y aquejada de demencia senil, que acaba encaprichándose de la cajita musical que aquélla iba a regalar al hijastro. Los lamentos y la tortuosa confusión de los recuerdos y fantasmas que entremezcla la anciana, dan paso al alivio de una sonrisa cada vez que acciona la cuerda para escuchar la melodía. En la imagen final, resuenan las notas de esa caja, dejando patente que Dragan más que un pasatiempos en manos de Nina, ha sido una necesidad que le ha devuelto por unos instantes la sonrisa y la sensación de felicidad y libertad. Estaba en su derecho.

Dos / Una pareja (Dvoje, Aleksandar Petrovic, 1961)

Una pareja. Los primeros acercamientos, la conquista, la plenitud del amor, su disolución: “Por un momento, parece que hemos encontrado un amor ardiente (…) Cuando se apaga la llama, el encanto desaparece”. Es parte de la letra de una canción que se escucha en el instante en que la pasión entre Mirko y Jovana ya ha comenzado a desmoronarse irremediablemente, y es el perfecto, único y escueto resumen que cabe realizar de “Dos (Una pareja)”… porque, en realidad, no hay más en esta película.

La literatura, la música, el teatro, el cine, han trasladado una y otra vez esta crónica tan simple y compleja a la vez, la historia más añeja, la historia de siempre, habitual, cotidiana, consustancial al ser humano. Ninguna novedad al respecto si alguien se atiene estrictamente a los ingredientes del argumento. Ninguna novedad si un autor o autora es incapaz de tomar bifurcaciones narrativas, expresivas, que se aparten del desarrollo lineal de un material tan trillado, lleno de tópicos y cebos mohosos conducentes a enganchar al espectador de la manera más fácil, baja e infame al enésimo y previsible relato de amor.

No es el caso, desde luego, del director yugoslavo Aleksandar Petrovic, quien opta en poco menos de ochenta minutos por hilvanar con música, de principio a fin, tanto con la banda sonora de Ljiljana Popovic y temas populares (para los episodios cotidianos) como con clásicos (reservados sobre todo a trances cruciales, como el primer encuentro sexual y la posterior ruptura), las distintas vivencias, momentos, anécdotas y detalles de los protagonistas, creando gracias a una impresionante riqueza expresiva que fluye de forma sutil, natural, sin evidenciarla, sin hacer gala de ella, sin forzarla, una auténtica e indescriptible sinfonía de imágenes y música que suponen un enfoque del tema totalmente distinto y a la vez fascinante. No formando parte (afortunadamente) del género musical, “Dos” podría adscribirse a ese género, aunque solo sea negándolo: da la impresión de que Petrovic lo reinventa para llevarlo a su terreno, consagrando los planos, el montaje, los diálogos y, en definitiva, la historia mínima al extraordinario repertorio musical con la intención de despojar y desnudar este relato sobre el enamoramiento, el amor arrebatado y su desvanecimiento para convertirlo en la fuerza, en la pulsión que hace de él un torrente muy físico de sentimientos y emociones (el director filma a sus personajes muy de cerca) que impactan de forma sobrecogedora contra los del espectador.

Dos, una pareja. Lirismo que duele: del bellísimo baile que se marcan en una solitaria calle la noche en que se conocen aprovechando los acordes que se escapan por las ventanas de una fiesta privada, al baile mecánico de Mirko con la primera desconocida que se le acerca en un garito anodino; de las visitas al cine, a los conciertos y los viajes a diferentes lugares realizados en el apogeo de la pasión a los árboles filmados en contrapicado y los bancos vacíos a su paso, ocupados tiempo atrás por otras parejas, cuando el hombre se sincera y le plantea la ruptura a la chica; de un grupo de niños que juega al escondite mientras Mirko espera ansioso a una Jovana que no acude a una de sus primeras citas, al caminar solitario de aquélla por las calles lluviosas mientras él, a punto de disolver la relación, la evita; de la espléndida y larga secuencia donde surgen las caricias, besos y susurros hurtados por la música, con la inmensidad del paisaje urbano nocturno como testigo, a la oscuridad tras el puente en que, comenzada la decadencia de la pareja, ella le pregunta si la quiere y, sin obtener respuesta, el humo de una locomotora los difumina; de la celebración del amor, liberadora, reparadora, explosiva, que supone un paseo conjunto en moto a la visita a un parque de atracciones donde Mirko, incapaz de compartir ningún momento con Jovana, se divierte solo y la ignora; de las fotografías que los tiene como absolutos protagonistas de su amor a la última foto que hace a una Jovana que apenas se advierte confundida entre otras chicas.

…Fotografías: cumplen un papel tan importante como la música que baña a la película: “Solo se ama una vez, pero la llama se evapora en un momento… como la pálida imagen de un sueño”, insiste la canción. El amor absoluto, el enamoramiento, la pasión, dura un instante que el tiempo parece detener, como el que capta una foto o como la blusa de Jovana que tapa un reloj antes de entregarse al chico, un período que en este caso solo dura un año, coincidente con el que vive el pececito que tiene en su habitación Mirko, cuya muerte anuncia el principio del fin de la pareja. Él cayó rendido ante Jovana, puso todo su empeño para conquistarla, para permanecer junto a ella toda la vida, pero los “No puedo estar sin ti”, “Nunca dejaré que te vayas”, “Estaré contigo siempre” que le repetía y que tantos otros repetirán como si de una fórmula infalible se tratase, dan paso al hastío, al cansancio, a las excusas para no estar juntos, a la pérdida del amor. La sucesión de románticas, luminosas y hermosas fotografías de la pareja que resume en forma de elipsis ese año de amor apasionado, puro, libre, da paso más adelante a otra sucesión de imágenes en negativo de ambos que surgen de la cabeza de Mirko cuando empieza a perder el sentimiento que le une a ella, imágenes que, en efecto, palidecen de forma cruel como las de un sueño conforme va pasando el tiempo… hasta que finalmente pierden su significado.

Imágenes en negativo, imágenes de la desolación. El último plano de “Dos (Una pareja)”, ahogada en música, ternura y emociones, recoge una de las rupturas más indolentes y frías que alguien pueda imaginar: “No te quiero”, le dice él a ella mientras la cámara capta impasible, sin piedad, el reflejo de ambos sobre la mesa gris de una cafetería: “Solo se ama una vez: el resto es una ilusión. Un destino cruel que, a menudo, nos la juega”.

Hay películas que, por azar, se descubren y dejan la sensación de que ha merecido la pena dedicarles un tiempo. Otras, como la de Petrovic, penetran de forma tan violenta e inesperada en las entrañas que, por derecho propio, acaban aferrándose a ellas, haciéndose un hueco entre las imprescindibles… y esas sí que, lejos de palidecer con el tiempo, acaban resplandeciendo más y más conforme aquél transcurre.